Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias mensual

Recibirá puntualmente todas las noticias del sector y novedades sobre el mundo del lean. Software, formación, bibliografía o artículos de opinión.

 

Lean 4.0: Primero sistemática y luego sistema

08/10/2016 13:290 comentariosVistas: 255

Tras mis anteriores artículos publicados me ha parecido oportuno hacer una reflexión sobre la relación entre Lean e Industry 4.0. Continúa mi viaje a la excelencia inspirado por el Lean. Efectivamente el viaje sin fin continúa y se va a detener hoy en la relación entre el Lean (la excelencia por la gestión operativa) y lo que podría ser la excelencia por la tecnología de las máquinas.

Sin embargo, como es el caso de la Industry 4.0, creo que hay numerosos puntos en común. Básicamente ambas comparten aspectos comunes pero en espacios temporales claramente diferentes: Lean nace y crece en organizaciones preocupadas por alcanzar la Excelencia como modo de vida (largo plazo). Industry lo hace en aquellas especialmente preocupadas por el coste de ensamblaje (corto plazo).

No es necesario que exista una causa efectiva, tipo implantamos Lean o cerramos, estamos fuera del mercado. Indudablemente Lean puede dar respuesta a todos estos problema y muchos más, pero lo relevante es respondernos a esta sencilla pregunta: ¿Estoy convencido que en el medio-largo plazo solo quedará sitio en el mercado para los que produzcan bienes y prestes servicios de un modo excelente?. Y lamentablemente solo hay una respuesta, solo que la mayoría de todos nosotros está tan enfrascado en el día a día, en las pequeñas cosas que los arboles efectivamente, no nos dejan ver el bosque.

Cambio radical de enfoque

Lean trabaja profundamente el mundo de las relaciones, tratando de dar capacidad, responsabilidad y poder, así como la asunción de las responsabilidades correspondientes. Entre maquinas toda la jerarquía se simplifica infinito dado que es necesario establecer un programa, como múltiples posibilidades, que habrá que estar continuamente actualizando para que la relación máquina-máquina siga siendo efectiva.

Querer creer es el primer paso de un proceso de transformación que nos `puede llevar si aplicamos todas las herramientas de la casa del Lean hacia la Excelencia basada en la implicación de las personas de la organización. Es decir Lean basa su potencial en la interacción del triangulo hombre-máquina-organización. Las personas creen en las posibilidades, trabajan, se animan, se derrumban y transmiten su fe, que se contagia.

Los expertos de coach llaman a algo parecido a esto la capacidad de las personas que transforman su entorno sacando lo mejor de los que les rodean: los que iluminan.

En el caso de una máquina, y su relación con otra máquina, no acabo de ver esta cualidad.

Ambas comparten ciertas creencias que relacionan ambas con empresa grandes en las que hay recursos disponibles para dedicar a estas actividades extras. En el caso del Lean las herramientas se aplican a no importa el tamaño y sin necesidad de dedicar recursos externos, solo como la voluntad de la Dirección y su guía es suficiente. Hay infinidad de recursos e información en Internet para poder avanzar.

En el caso de la automatización inteligente, mucho me temo que esta está muy limitada a empresas de cierto tamaño con una producción más o menos seriada, con poca flexibilidad.

A medida que se vaya desarrollando y creciendo la Industry 4.0 iremos viendo sus capacidades, posibilidades y limitaciones.

Lo que si es innegable es que si no sabemos lo que hay que hacer, si no tenemos las ideas claras, ¿Cómo se las vamos a trasladar a la inteligencia de las máquinas?

Claramente, Industry 4.0 elimina una de las variables más relevantes y a veces la que mas lastra la transformación, las personas. Como cuesta modificar los comportamientos, modos de hacer, maneras de pensar, cambiar ideas preconcebidas, … eliminemos las personas de la ecuación y continuemos el proceso con las mínimas personas posibles.

Lean 4.0: Primero sistemática y luego sistema

La luz del Lean, el mensaje de la excelencia no ha penetrado, no está ni en las capas más superficiales de las organizaciones. Si no hacemos lo que debemos, acabaremos complacientemente satisfechos y nuestra organización será arrastrada por el Tsunami de la cruel realidad: sin clientes, sin mercados, arruinados, etc. Eso sí, nuestras paredes estarán llenas de certificados y diplomas que certifican que hacemos en teoría las cosas bien e incluso que somos Excelentes… ‘too late’.

Cuando el concepto de la fábrica inteligente, que contará con máquinas que se pondrán de acuerdo entre sí sobre la mejor decisión a tomar en tiempo real en el horizonte, me surge esta reflexión sin la que no veo como vamos a provechar todo lo buena de la tecnología: primero sistemática (Lean) y luego sistema (Industry 4.0).

Responder