Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias mensual

Recibirá puntualmente todas las noticias del sector y novedades sobre el mundo del lean. Software, formación, bibliografía o artículos de opinión.

 

Los valores fundamentales del Kaizen

22/11/2015 12:210 comentariosVistas: 194

Un valor se puede definir como una cualidad que tiene una persona que es apreciada y bien considera. Aristóteles definía a los valores en forma de virtudes los cuales eran entendidos como la excelencia (el areté). Por lo tanto, para Aristóteles las virtudes eran acciones específicas, las más apropiadas a la naturaleza de cada ser.

En el Kaizen también existen una serie de valores que ha tenido su origen en la cultura samurái del Siglo XVI denominada Código Bushido. Los valores que se indican son los siguientes: 1) Honor, 2) Disciplina, 3) Constancia, y 4) Trabajo en Equipo.

Describiendo cada uno de ellos, el primero en turno es el honor; el honor en Japón se encuentra intrínsecamente vinculado en su “ADN cotidiano”, se podría entender como el cumplimiento de la palabra de cada persona, es decir, la congruencia por la cual vive. Si alguien dice algo, entonces lo tiene que cumplir. Una anécdota en particular que observé mientras vivía en el Japón, fue que un compañero de estudio le pidió 1000 ¥ (Yenes) a otro de nuestros compañeros japoneses, y le comentó: “mañana te pago”, como buen mexicano, lo olvidó y lo pasó desapercibido. Dos semanas más tarde, cuando se volvieron a encontrar el compañero japonés estaba bastante ofendido, ya que el estudiante mexicano, no había cumplido con su palabra. Es decir, no le había pagado “mañana”. De hecho, en las organizaciones japonesas de clase mundial, los tratos y los negocios se hacen de palabra, y posteriormente se firman los contratos

La disciplina y la constancia, dos valores ampliamente vinculados, son claves para forjar a una persona honorable tipo Kaizen. Para el código Bushido, un samurái tenía que entrenar de manera constante y disciplinada hasta lograr la perfección con su principal arma: su katana (espada japonesa). En las organizaciones japonesas la disciplina, entendida como la realización y seguimiento de cualquier actividad de manera rutinaria, forma parte de su día a día. El seguir un estándar de trabajo de manera disciplinada garantiza a cualquier proceso y producto la calidad requerida. La constancia, por tanto, es mantener esa disciplina rutinaria día tras día, minuto tras minuto y segundo tras segundo. Sólo así, podrás realmente mantener la calidad del proceso de trabajo y del producto, y eventualmente mejorarlo. Dos excelentes ejemplos en la cultura japonesa de estos valores se reflejan en la puntualidad de los trenes bala (shinkansen, en sus tres modalidades, nozomi, hikari y kodama ― generalmente de la serie 700 ―). Si el tren parte a las 12:23, a esa hora parte, ni un minuto más, ni un minuto menos, es sorprendente ver, como la disciplina de todos los responsables de estas operaciones hace que en ocasiones los trenes partan y lleguen con diferencias hasta de 15 minutos en la estación Tokio.

Finalmente, se encuentra el valor del trabajo en equipo; varios autores han indicado que este origen se puede remontar a los cultivos de arroz de las antiguas comunidades japonesas. Su máximo esplendor se extendió durante los círculos de calidad japoneses en la década de los sesenta, setenta y ochenta. El potencial del grupo es tan grande en el tema de la mejora continua que la resolución de problemas operativos en equipos de mejora es un tema común y cotidiano en la administración japonesa (Dentro del libro del Kaizen-GP de editorial Porrúa hay mucho más ejemplos de los valores del Kaizen).

En el próximo artículo exploraremos las metodologías de resolución de problemas en los cuales los valores fundamentales del Kaizen surgen a la luz en los días cotidianos de los procesos de trabajo.

Responder