Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias mensual

Recibirá puntualmente todas las noticias del sector y novedades sobre el mundo del lean. Software, formación, bibliografía o artículos de opinión.

 

Un estudiante de Lean Manufacturing de la UNED en Navarra premiado por su expediente

20/02/2016 11:590 comentariosVistas: 174

El importante esfuerzo que les ha supuesto estudiar en la UNED ha tenido su recompensa. Dos alumnos de UNED Pamplona han sido premiados a nivel nacional por la UNED al obtener los mejores expedientes académicos de su Facultad.

Se trata de Adrián Sancho Chastain, de 32 años, Ingeniero Industrial que finalizó su titulación con una nota media de 7,3, y de Óscar Pérez Brun, pamplonés de 42 años, que terminó sus estudios de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad en Electrónica industrial, con una nota de 7,6.

El Rector de la UNED, Alejandro Tiana, entregó recientemente en la Sede Central de la UNED los Premios del Consejo Social que reconocen a los estudiantes con mejores expedientes académicos entre los 62 centros con los que cuenta la Universidad. Ambos estudiantes recibieron un diploma acreditativo y un premio en metálico de 1.000€.

ADRIÁN SANCHO CHASTAIN, INGENIERÍA INDUSTRIAL

Adrián Sancho Chastain nació en Madrid, pero ha vivido 21 años en San Sebastián. Actualmente, reside en Zuera (Zaragoza), a donde se trasladó para trabajar como Ingeniero Lean y Responsable de Compras en la empresa Simoga 2010. “Entré en la empresa gracias a la presentación de mi proyecto fin de carrera titulado “Entender la Lean Manufacturing” que colgué en YouTube. Mi actual jefe lo vio, encontró mi teléfono en mi perfil de Linkedin y me llamó. Una semana después estaba trabajando para ellos”, explica.

En 2008, Adrián Sancho empezó a estudiar en la UNED la carrera de Ingeniería Industrial, con doble intensificación en Mecánica y en Producción Industrial, y finalizó sus estudios en seis años, cinco correspondientes a la titulación más el proyecto de fin de carrera.

Éste no es el primer premio que obtiene en esta Universidad, ya que en 2013 también fue galardonado a nivel nacional al obtener el mejor expediente de un curso académico en Ingeniería Industrial. “Cuando recibí la noticia de que había obtenido el premio me hizo mucha ilusión, aunque el premio que obtuve en 2013 me sorprendió más al ser el primero. Sabía que tenía posibilidades porque tenía una nota media similar a los últimos ganadores, pero ésta era tan ajustada que tampoco las tenía todas conmigo. He conocido gente con mucho talento durante mi carrera en la UNED, así que sabía que iba a estar reñido”, apunta.

“La UNED me ha dado la segunda oportunidad que pensé que no volvería a tener”

Este joven comenzó a estudiar Ingeniería Industrial a los 18 años en una Universidad presencial, pero lo tuvo que dejar y unos años después encontró en la UNED la oportunidad de continuar con su sueño. “Comencé a estudiar en el centro de UNED Pamplona porque un compañero de trabajo me habló muy bien de su experiencia en la UNED. El primer año empecé a estudiar en un centro asociado donde no había tutores para las asignaturas que cursaba. Estuve buscando otro centro y me hablaron muy bien de Pamplona. Cuando conocí el centro y vi lo que ofrecían pude confirmar las expectativas que tenía”.

“Por eso, quiero dar las gracias a la UNED, porque ha sido la institución que me ha dado la posibilidad de resarcirme de lo que para mí fue un gran fracaso, el haber tenido que dejar la carrera que comencé con 18 años. Realmente, la UNED ha sido la que me ha dado la segunda oportunidad que pensé que no volvería a tener. Me siento feliz de haber apostado por la UNED, fue uno de los mayores aciertos de mi vida”, asegura.

“El esfuerzo es proporcional a la satisfacción que se obtiene”

Durante los últimos seis años, Sancho ha compaginado sus estudios en la UNED con diferentes trabajos, el estudio de Idiomas (Inglés, Francés y Alemán) y de cursos de formación relacionados con su perfil de ingeniero. Reconoce que estudiar en la UNED requiere un gran esfuerzo: “Por mi experiencia, diría que es más difícil que estudiar en una universidad presencial. Pero también es verdad que el esfuerzo es proporcional a la satisfacción que se obtiene cuando uno hace las cosas de manera autónoma, ya que realmente es una “pelea” contra uno mismo, de la cual se obtienen grandes recompensas en todas las áreas, además de la académica”, asegura.

Sancho quiere también mostrar su agradecimiento por este premio: “Primero, como cristiano, doy gracias a Dios por todo lo que me ha dado y me ha permitido vivir, bueno y malo, porque todo ello me ha hecho ser lo que soy y tener lo que tengo, sobre lo que sobresale mi maravillosa esposa y nuestras hijas. Segundo, quiero dar gracias a mi abuela Maryan, quien ha hecho las veces de madre y padre para mí durante la etapa más importante de mi vida, y ha estado siempre allí, incluso en los peores momentos. Sin ella, no lo hubiera conseguido”, concluye.

ÓSCAR PÉREZ BRUN, INGENIERÍA TÉCNICA INDUSTRIAL

Tras realizar sus estudios de Formación Profesional en la especialidad Electricidad-electrónica, Óscar Pérez Brun, pamplonés de 42 años, decidió ampliar su formación. En 2007 comenzó a estudiar en el Centro de UNED Pamplona la carrera de Ingeniería Técnica Industrial, en la especialidad Electrónica industrial, titulación que finalizó con una nota media de 7,6 y con la que ha obtenido el Premio del Consejo Social de la UNED.

Este ingeniero asegura que se llevó una gran sorpresa cuando supo que había logrado el premio: “No esperaba ganarlo. De hecho, no me iba ni a presentar, fue mi mujer la que me animó”.

Explica que comenzó a estudiar en la UNED porque la modalidad de una universidad a distancia le permitía compaginar los estudios con el trabajo a tiempo completo: “De esta forma, podía incrementar mis conocimientos en electrónica y el reto de terminar una carrera de Ingeniería”, explica este pamplonés, que actualmente trabaja en el sector de mantenimiento eléctrico.

“Requiere mucho esfuerzo, pero es placentero”

Reconoce que estudiar en la UNED requiere “mucho esfuerzo, aunque si realmente te interesa lo que estudias, y te vas dando cuenta de los conocimientos que vas adquiriendo, este esfuerzo es bastante placentero”.

Señala que a lo largo de estos años ha intentado compaginar los estudios con el trabajo y otras actividades de ocio, “aunque he dedicado una media de 4 horas diarias al estudio y muchas más el fin de semana”.

“Considero que, principalmente, este premio pone en valor todo el esfuerzo que he realizado, que se agradece se tome en consideración. También me gustaría señalar que lograr este premio ha supuesto sacrificar mi tiempo libre, pero no sólo del mío, sino también de mi pareja ¡Gracias Judith! ¡Finalmente, ha merecido la pena!”, concluye.

MÁS EN SOCIEDAD
UPN pide que comparezcan en el Parlamento las trabajadoras y familias de las escuelas infantiles Este sábado será soleado y subirán las temperaturas diurnas Termina sin acuerdo el encuentro entre la dirección europea y el comité de empresa de TRW El departamento de Cultura en Navarra busca a participación “interna y ciudadana”

Responder